lunes, 10 de diciembre de 2018

Cuentos de "El Eskrull Achispado" (30)

En la Dimensión Negruzca, nada más salir de "El Eskrull Achispado", todo tieso durante unos cuantos milloncillos de kilómetros místicos y luego a mano derecha en llegando a la barrera que contiene a los Descerebraos, se halla la morada de Duermenmú, la entidad suprema de pura energía mística con tendencia a alargar la siesta. Vayamos a echar un vistacillo discreto, a ver qué se cuece allí. No es que Nos, el Apolíneo Narrador Omnisciente Fuera del Cuento tengamos nada que temer, es solo que, para ser una entidad mística y todo eso, Duermenmú tiene muy mala baba, y su hermana, la Maru, ni te cuento. Pues eso. Yo sus he avisao.

Envuelto en la eterna oscuridad preternatural de sus dominios, Duermenmú frunció el ceño, resuelto a no caer en la batalla de poder a poder con el hechicero adversario. Gruesas gotas de sudor brotaban de su frente para extinguirse ipso facto con eso de que tiene la cabeza igual que una cerilla muy gorda siempre encendida.
-¡Amuleto de Cynturak! -exclamó Duermenmú.
Su oponente, el Barón Gordo, esbozó una media sonrisa aviesa y contraatacó:
-¡Manzanas doradas de Irún!
Duermenmú acusó el golpe. Pero seguía siendo el soberano de la Dimensión Negruzca en plenitud de fuerzas. Otros lo habían intentado antes sin éxito.
-¡Suero del Serafín!
-¡Anillos de rubí de Rasgadorr! -contraatacó sin piedad el Barón Gordo.
-¡Corona Serpentina! -trató de recuperarse Duermenmú.
-¡Llamas de los Faltones! -soltó el Barón Gordo.
Por primera vez en eones, Duermenmú pareció vacilar. La llama de su cabeza empezó a agitarse. En la Dimensión Negruzca, con lo grande que es, hay bastante corriente, que conste.
-¡Mano de los Guishanti! -replicó el soberano de la Dimensión Negruzca.
 -¡Bastón del Tribunal Vividor! -Los mezquinos ojos del Barón Gordo brillaron de júbilo.
-¡Mantón de Supremacía! -fue la respuesta a la desesperada de Duermenmú.
-¡Espada de la Penúltima Sombra! -remató el Barón Gordo, triunfante.
-Es la última vez que juego contigo al Apalabrados, hombre. Es que ya te vale -se enfadó Duermenmú.
-El que se pica...
En estas que entró en escena la Maru. Y decimos que entró en escena porque puerta, lo que se dice puerta, no había ninguna a mano por la que entrar.
-Oye, hermano...
-¿Qué pasa?
-¡Ojito con esos modales! ¡Esas no son formas de dirigirte a tu hermana!
-Venga, Maru, no te me enchotes. Perdona, mujer.
-Así está mejor. Una cosa: ¿has leído el último número del Supertipos? -preguntó la Maru a su hermano, mostrándole la revista con el Doctor Rarillo en portada.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Cuentos de "El Eskrull Achispado" (29)

-¿Vienes o qué, zagala? -apremió Toño Starsky a la androide.
-Voy, voy. Qué prisas, hombre -se quejó Jocaspa, volviendo una soñadora mirada hacia el conciliábulo formado por Zorrezno, Mandarino, Uña Amarilla y Piños de Sable.
El Hombre de Lata consultó de nuevo su Casio de los chinos. Faltaban veinte segundos para las ocho de la tarde. Alzó la vista hacia el letrero de "El Eskrull Achispado" y lo embargó una emoción indefinible, que en cualquier caso intentaremos definir como un a modo de exótico cóctel compuesto por tres partes de "semper fidelis", una parte de "desperta ferro" y un chorrito de agua mineral del Rubicón, todo ello removido suavemente en el primer Grial que haya a mano y decorado con una rodajita de fruta prohibida.
Toño Starsky se dijo a sí mismo -y se escuchó porque no era sordo- que todo había valido la pena. Todo: haber tenido que postergar el refocilo pélvico con Pepi Potes, que cada vez se lo ponía más difícil; una armadura llena de rayones que apestaba a cagarrutas de grulla trompetera; el vacile sin respuesta del mamoncete de Máquina Guarra; incluso el desaire último de su archienemigo el Mandarino. Nada de aquello importaba ya. Todo cobraba sentido. Volvió a leer el letrero con nirvanático deleite:

EL ESKRULL ACHISPADO

HORA FELIZ: JUEVES DE 20:00 A 22:00

-¡Que viene, que viene! -susurraron todos los supertipos del interior del local.
-Tú haz como si nada -aconsejó Ben Grima a Bumerang, trasegándose otra Guinness de un tirón.
-Ya no quiero más Mort Subite -dijo Bumerang-. Es que yo más de dos cervezas...
-El que guarda siempre tiene -le replicó la Kosa, arramblando con las Mort Subite restantes-. ¿Te ha llegado mi mensaje para unirte al grupo, Bubu, colega?
-Me he quedado sin batería.
-De lo más profético, diría yo -dijo Madame Güeb desde la mesa del mus, de la cual Estrella Plateada acababa de levantarse como un rayo al ver entrar a Jocaspa.
-Usted no se meta con mi colega, abuela -le advirtió la Kosa.
-También sé cosas acerca de tu próstata -dejó caer Madame Güeb.
-¿Una Mort Subite? Tengo bastantes -le ofreció Ben Grima.

Nada más entrar, Toño Starsky constató que el local estaba lleno, menos cinco mesas, y a un nivel inconsciente se coscó de que algo no iba bien. A nivel consciente, no obstante, como quien oye llover. Se acercó a la barra. Todos los parroquianos, incluidos los 19.887 antihumanos, interrumpieron su animada charla e hicieron oreja, aunque a la postre tampoco hizo mucha falta.
-¿CÓMO QUE SOLO TE QUEDA ZARZAPARRILLA? -bramó el Hombre de Lata.

sábado, 8 de diciembre de 2018

Cuentos de "El Eskrull Achispado" (28)

PIÑOS DE SABLE. (Da la espalda a Jocaspa y Toño Starsky y se une a Zorrezno, Mandarino y Uña Amarilla. Les enseña sus garras.) Las mías también son de diamantonio del bueno. Hacen unos filetes que tiembla el misterio.
ZORREZNO. Yo una vez casi le pegué un tajo a la Panthera Negra.
MANDARINO. Herida otoñal, cicatriz en invierno, venganza vernal.
ZORREZNO. ¿Ein?
PIÑOS DE SABLE. Que él también le tiene ganas a la Panthera y que ya tarda.

(Aparte, Jocaspa cuchichea al oído del Hombre de Lata.)

JOCASPA. Quién lo iba a decir, con esa pinta de bruto que gasta...

PIÑOS DE SABLE. (Carraspea.) Yo solo leo el Marca.
MANDARINO. ¿Podrían estas garras rasgar el traje de vibrantonio de la Panthera?
ZORREZNO. Ya te digo. ¿Diamantonio contra vibrantonio? No hay color.
TOÑO STARSKY. Esto... una cosa...
UÑA AMARILLA. Me gustan más las del grandote patilludo este. Más naturales.
PIÑOS DE SABLE. Ya te digo, cara plátano. O sea, quiero decir, colega.
MANDARINO. ¿Y ese sonido que hacen cuando las sacas?
ZORREZNO. Al salir me rasgan la carne entre los dedos. Duele de cojones.
MANDARINO. Sutemi audaz, semilla del éxito, victoria en primavera.

(Zorrezno gira la cabeza hacia Piños de Sable.)

TOÑO STARSKY. Chicos, que digo yo que...

(Zorrezno y Uña Amarilla chistan. Jocaspa le da un golpecito en el hombro al Hombre de Lata y le abolla la armadura.)

PIÑOS DE SABLE. Que dice que sacrificarse antes de atacar acojona al adversario y es algo muy cool, tope zen y tirando a oriental. (Miradas vueltas hacia él.) ¿Qué pasa? Leo mucho el Marca. A diario, joder.
Cultura general. A mí también me cae como el culo la Panthera, a todo esto.
ZORREZNO. Si es que va de sobrao el moreno ese. Que si soy rey, que si soy más listo que el copón, que si me trinco a todas las pavas que quiero... Y ni siquiera es mutante ni nada.
MANDARINO. ¿Habéis escuchado el himno de Guakanda? La letra es suya.
UÑA AMARILLA. Menudo truño. Oye, Mandarino, ¿y si nos juntamos con estos y...?
TOÑO STARSKY. Que digo que si me vais a impedir entrar en el barucho y tal...
MANDARINO. Qué maleducado. ¿No ves que mi compadre Uña Amarilla y yo estamos departiendo tan ricamente con estos dos agradables occidentales que no se lavan? (Le vuelve la espalda.)

(Toño Starsky y Jocaspa van hacia la puerta de "El Eskrull Achispado". El Hombre de Lata entra sin más. Antes de ir tras él, Jocaspa se gira Piños de Sable.)

JOCASPA. Eh... ¿estás en el grupo de supertipos?
PIÑOS DE SABLE. No.
JOCASPA. Dame tu guasap, te agrego después, hablamos luego.

(Piños de Sable se sonroja un poco y se da la vuelta hacia los otros.)

viernes, 7 de diciembre de 2018

Cuentos de "El Eskrull Achispado" (27)


TOÑO STARSKY. (Vacila)...

(Zorrezno, Jocaspa, Piños de Sable, Mandarino y Uña Amarilla se vuelven hacia el Hombre de Lata. Este, víctima del lapsus memoriae, prorrumpe en sudores que no se le notan detrás de la máscara. Al fondo, Céspedes, el meritorio, sustituye con donaire el cartel de "El Eskrull Achispado" por el de "El Tlébol Sueltudo". Asoma el Simpático Tendero Chino Innominado y al ver a Uña Amarilla y Mandarino hace mutis por el foro. Céspedes bufa y vuelve a cambiar el cartel.)

ZORREZNO. Dale, Toño, coño...
JOCASPA. (Susurra.) Me muero de la vergüenza.
PIÑOS DE SABLE. Tampoco nos está viendo nadie. (Se rasca el escroto con visible parsimonia.)
JOCASPA. Bueno, ya. Orgullo torero, que se dice.
TOÑO STARSKY. (Balbucea). Yo... esto...
APUNTADOR. (¡Oh, el malvado Mandarino y su compinche Uña Amarilla!)
TOÑO STARSKY. ¿Lo qué?
APUNTADOR. (¡Oh, el malvado Mandarino y su compinche Uña Amarilla!)
TOÑO STARSKY. Más alto, córcholis. Que así no hay quien se pispe. (Los demás asienten con la cabeza.)
APUNTADOR. (¡Oh, el malvado Mandarino y su compinche Uña Amarilla!)
TOÑO STARSKY. Haber empezado por ahí. ¡Oh, el malvado Mandarino y su compinche Uña Amarilla!
UÑA AMARILLA. Socio. Socio. Nada de compinche. Que en cuanto termine la obra no nos vamos de francachela  por ahí, que yo sepa. Cada mochuelo a su olivo.
MANDARINO. (Mira con odio a Uña Amarilla por no ceñirse al papel.) ¡Nunca entraréis al barucho ese ni tú ni tus compañeros, por Confucio!
JOCASPA. No, si de todos modos Zorrezno no...
PIÑOS DE SABLE. Oiga, que todavía hay clases...
ZORREZNO. ¿Me vas a impedir entrar tú o el otro chinorris de mierda? (Saca las garras a pasear con un ¡snikt! intimidante.)
MANDARINO. (Atónito.) Cual sol brillante, cortante como invierno, su filo brota.
ZORREZNO. ¿Mande?
PIÑOS DE SABLE. Que menudas garras te has feriao, compadre.
JOCASPA. (Volviéndose hacia Piños de Sable.) ¿Te gusta la poesía?
PIÑOS DE SABLE. ¿A mí? Qué va, qué va.
UÑA AMARILLA. ¿De qué están hechas tan magníficas zarpas indignas de ti, miserable occidental?
ZORREZNO. Sin insultar, eh. Que yo no te he dicho... Bueno, sí que te lo he dicho. Son de diamantonio del bueno.
MANDARINO. ¿Cómo las conseguiste? ¿Te costaron muy caras?
ZORREZNO. Me salieron gratis. Lo malo es el preoperatorio.


martes, 27 de noviembre de 2018

Cuentos de "El Eskrull Achispado" (26)


(En las sombras del patio de butacas, Piños de Sable devora a un señor de la primera fila. Se escuchan chasquidos, crujidos, ruidos deglutorios, eructos varios y otras lindezas.)

PIÑOS DE SABLE. (Saliendo de entre las sombras.) Es lo malo del teatro: el espectador suele estar poco hecho. ¡Ptui! (Escupe un grueso gargajo preñado de un trocito de olécranon y una ternilla.)
ZORREZNO. (Olisqueándose detenidamente la garra.) Ya decía yo que olía a cerdo hacía rato.
PIÑOS DE SABLE (Sonríe y señala con un dedo hacia la zarpa de Zorrezno.) ¿Qué tal la hemorroide?
ZORREZNO. En cuanti que me cague en tus muelas vas y me la miras.
JOCASPA. (Ojos en blanco hacia el peine.) Así no vas a entrar en la vida, Zorri. Tienes que controlar tu agresividad. Fíjate en Estrella Plateada, siempre tan sereno, tan contemplativo, tan...
ZORREZNO. Tan capao. Así cualquiera. Que el gato este de porcelana tiene más pelotas que él, joder.

(Venido del interior de "El Eskrull Achispado" se escucha un angustiado gemido cósmico, seguido de una voz que exclama: "¡Exijo una revisión de contrato! ¡Quiero un escroto como Dios manda!" Sigue ruido de repulsores tomando tierra.)

TOÑO STARSKY. (Sacudiéndose varias plumas de grulla trompetera del casco.) ¿Cómo va eso, Jaimito?
PIÑOS DE SABLE. (Ríe incrédulo.) ¿Jaimito? (Previa extensión cervical, Jocaspa se echa las manos a la cabeza.)
ZORREZNO. La madre que te cagó, Toño. ¿A qué hostias has venido?
TOÑO STARSKY. (Dubitativo.) Esto... estoy de misión. Una muy importante. Y secreta. (Consulta el reloj Casio de su muñeca izquierda.) Todavía estoy a tiempo.

(Sonido de un gong. De la concha del apuntador salen el Mandarino y la Uña Amarilla. Ambos prorrumpen en risas mayormente malvadas.)

MANDARINO. ¡No si puedo impedirlo, Hombre de Lata! (Señala a Toño Starsky con uñas afiladas que acaban de pasar por la manicura.)
UÑA AMARILLA. Podemos. Podemos impedirlo. A ver si te vas a creer que he venido para hacerte de comparsa, Mandarino. (Enseña a este la uña igualmente aguzada de su índice.)

domingo, 25 de noviembre de 2018

Cuentos de "El Eskrull Achispado" (25)

PERSONAJES

ZORREZNO
JOCASPA
SIMPÁTICO TENDERO CHINO INNOMINADO
TOÑO STARSKY
PIÑOS DE SABLE
ESTRELLA PLATEADA
MANDARINO
UÑA AMARILLA

VOCES Y SOMBRAS PROCEDENTES DE "EL ESKRULL ACHISPADO"


El telón sube lentamente y revela el espacio exterior frente a la taberna "El Eskrull Achispado". Zorrezno y Jocaspa ante el umbral de esta. Ante la puerta, vamos. Él tenso; ella tranquila. Toño Starsky sobrevuela apremiado el cielo. Piños de Sable aguarda agazapado en las sombras de la derecha del patio de butacas. El juego de luces sugiere el atardecer, angst existencial y fresquíbiri. Ligero pero molesto chirimiri hace brillar armadura de titanio de Jocaspa. Tras el invisible mostrador, el chino a lo suyo.

ZORREZNO. Nada, no hay manera. ¡Mecagonmismuelas! (Sale de "El Eskrull Achispado" por 247ª vez.) El dueño dice que su tienda se llama "El Tlébol Sueltudo" y que si no voy a comprar nada, haga el favor de no entrar tantas veces a tocarle las pelotas. (Suspira.) Entra tú a ver.

(Jocaspa entra por 247ª vez seguida a "El Eskrull Achispado". La rutina le sienta bien a sus circuitos. Al cabo vuelve a salir.)

ZORREZNO. ¿Has visto al chino?
JOCASPA. No, me ha atendido Marlene. Y he conocido a Estrella Plateada. Es más guapo que en los tebeos. (Mira al cielo nublado. Una gota salpica su ojo derecho androide.)
ZORREZNO. Pues no lo entiendo, hostia puta.
JOCASPA. Es porque estás cabreado, amigo Zorri.
ZORREZNO. ¿Yo, cabreado? ¡Los cojones! ¡Y no me llames Zorri, trozo de chapa con patas!
JOCASPA. Estrella me ha dicho que "El Eskrull Achispado" está protegido por un hechizo de improbabilidad contra los broncas como tú. ¿Te he dicho ya que es muy guapo? (Gesto arrobado.)

(En la sombra a la derecha del patio de butacas, Piños de Sable capta el olor del Hombre de Lata aproximándose y se remueve inquieto. La pierna buena se le ha dormido de tanto agazapamiento.)

ZORREZNO. ¿Qué hechizo de improbabilidad ni qué hostias? Explícamelo o te rajo. (Saca sus garras de diamantonio con un ¡snikt!)
JOCASPA. El hechizo de improbabilidad hace sumamente improbable que supertipos con ganas de armarla consigan entrar en "El Eskrull Achispado". Pero no imposible. La septuagésima novena vez que he entrado, el Doctor Rarillo me ha comentado que los hechizos de imposibilidad salían muy caros. Y que sigas probando, pero de buen rollo.
ZORREZNO. (Rascándose el culo vehementemente con la zarpa izquierda.) La próxima vez que lo veas, le dices al mamón del Rarillo que me voy a cagar en sus muelas. Pero de buen rollo. (Vuelve a trasponer el umbral; lo que viene a ser cruzar la puerta).

(Se escucha una voz adulta con rotacismo procedente de un mostrador invisible.)

SIMPÁTICO TENDERO CHINO INNOMINADO. ¡Tenemos lotuladoles de ofelta, señol Zolezno! (Tono profesional inasequible al desaliento.)
ZORREZNO. (Sale de nuevo). Le he comprado un gato de esos que mueve la pata. Es que ya me daba vergüenza, joder.

sábado, 24 de noviembre de 2018

Cuentos de "El Eskrull Achispado" (24)

-¿Sí? -dijo Ben Grima mientras se crujía los nudillos.
-Pues sí -respondió Esteban Rarillo, que dominaba un montón de lenguas muertas pero seguía sin pillar las interrogativas retóricas en cristiano.
-Una... dos... tres... cuatro... y cinco -contó Bumerang-. Oye, pues es verdad: han cabido todos los antihumanos y sobra sitio. ¿Cómo es posible?
-AJUM... -respondió el Doctor Rarillo.
La Kosa se disponía a soltarle un soplamocos por listo cuando reparó, para variar, en los ojos de Marlene Milagros de Todos los Santos.
-Si es que va provocando... -se disculpó Grima bajando el puño.
-¿No leísteis el Supertipos? Salió en portada y todo:

EL DOCTOR RARILLO LOGRA UBICAR
TABERNA SUPERHEROICA 
EN DIMENSIÓN DESCONOCIDA
(Más información en páginas interiores)

-Yo es que no compro el Supertipos -dijo Bumerang.
-¿Y eso? -le preguntó el Doctor Rarillo.
-Porque... porque... -se interrumpió Bumerang, entre pucheros.
-Esta vez no he sido yo, Bumpity, amigo -dijo la Kosa.

Extracto del Supertipos, nº 2837:

Doctor Rarillo: "En una profesión como la superheroica, pimplar en condiciones es necesario".

Díganos, señor Rarillo, ¿cómo...? Doctor. Doctor Rarillo. Que siempre ha habido clases.
Díganos, Doctor Rarillo, ¿cómo surgió la necesidad de una taberna exclusiva para supertipos como usted? Tras una breve pero intensa estancia mística a dieta de zumo de berros en las cumbres del Himalaya junto a mi mentor, el Agüelo, comprendí que el gremio necesitaba un lugar tranquilo donde empinar el codo tras el trabajo bien hecho.
Pero, ¿no es el colectivo superheroico demasiado numeroso para una simple taberna? Vamos, digo yo. Eso lo dice usted, que es un simple gacetillero y no está versado en las artes arcanas como yo. El Ojo de Amaretto me reveló la verdad: la taberna debía amoldarse a los parroquianos, no estos a ella.
Me lo explique. Con eso de que soy un gacetillero y tal. Cuando acabas de salvar el mundo, destruir una galaxia, reventar a un supervillano o bajar a un gatito del árbol, lo primero que te pide el cuerpo es algo para el coleto. Y es muy molesto que una vez en el bar no encuentres sitio para sentarte, ¡por las sombras de Serapio! Es más, jode bastante. Conque la taberna debía ubicarse en un espacio infinito por si las moscas. Me alegra haber podido ilustrar su ignorancia al respecto.
¿Y cómo consiguió dicho espacio infinito? Por su don de gentes no será... Es un secreto. Lo que pasa es que ya me está quemando la lengua más que la cazalla esta. ¿Si se lo cuento no lo incluirá usted en la entrevista, amigo plumilla?
Descuide usted, amigo Rarillo. Doctor Rarillo. Pues el caso es que, gracias a mis anteriores visitas a universos con los que usted jamás soñará siquiera, sabía yo de la existencia de un cacho de la Dimensión Negruzca que estaba libre y me lo apropié. Sobre todo, que no se enteren de esto Duermenmú ni su malvada hermana, la Maru o la liamos.
La duda ofende. Confíe en mí, doctor Rarillo. Una pregunta... Dígame usted.
¿Es "Duermemmú" con dos emes o "Duermenmú" con ene? Duermenmú con ene, simpático jovenzano currinche. ¿Por qué lo pregunta?
No, por nada.